Reflexion Sobre Toda Cosa Guardada Guarda tu Corazon

La Biblia nos enseña que debemos guardar nuestro corazón con todo cuidado. Mateo 6:21 dice: «Porque donde esté vuestro tesoro, allí también estará vuestro corazón». Esto significa que debemos proteger nuestros corazones de las cosas que nos puedan dañar. Debemos pensar cuidadosamente acerca de lo que permitimos que entre en nuestros corazones. Debemos llenar nuestros corazones con las cosas buenas de Dios que nos ayudarán a ser mejores personas.

Qué significa la frase Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón

Proverbios 4:23 dice: «Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida».

La Biblia enseña que el corazón es el centro de nuestro ser. Es donde moran nuestras intenciones, nuestras motivaciones y nuestros afectos. Y, como tal, el corazón es el controlador de nuestras vidas. De hecho, la Escritura dice que «de él [nuestro corazón] mana la vida».

Así que, si queremos vivir una vida abundante y fructífera, debemos guardar nuestro corazón. Debemos cuidar lo que entra en él y protegerlo de las influencias negativas del mundo. Debemos mantener nuestras mentes focadas en las cosas buenas y evitar las cosas que nos llevarán a la maldad.

El corazón es el lugar donde se encuentra nuestro verdadero yo. Es allí donde decidimos qué tipo de personas vamos a ser. Por eso, debemos cuidarlo con todo el cuidado del mundo.

Qué es el corazón en el sentido espiritual

El corazón es el centro de nuestro ser, y en el contexto de la Biblia, también se refiere a nuestra manera de pensar y de sentir. La mayoría de las veces, el término se usa para referirse a nuestros afectos y emociones. En la Biblia, el corazón es el asiento de nuestras motivaciones y de nuestros deseos. Es lo que nos motiva a hacer lo que hacemos.

A menudo, el corazón es usado como símbolo de nuestra totalidad como seres humanos. En Mateo 5:8, Jesús dice: «Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios». Esto nos muestra que el corazón es mucho más que nuestro músculo cardiaco.

El corazón es nuestro «motor» espiritual, y es a través de él que tenemos una relación personal con Dios. Es en nuestro corazón donde nuestras oraciones son formuladas, y donde buscamos a Dios en nuestras decisiones.

La Biblia dice mucho acerca de lo importante que es nuestro corazón. En Proverbios 4:23 leemos: «Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de él mana la vida». Aquí se nos dice que debemos proteger nuestro corazón, porque es de él que mana nuestra vida.

En Juan 14:1, Jesús dice: «No se turbe vuestro corazón». Jesús sabe lo importante que es nuestro corazón, y en este versículo nos está diciendo que no dejemos que nuestro corazón sea perturbado. Debemos tener cuidado de lo que permitimos que entre en nuestro corazón, porque eso es lo que va a salir de él.

En Mateo 15:18-19, Jesús dice: «Porque del corazón proceden los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los robos, los falsos testimonios, los blasfemos. Éstas son las cosas que contaminan al hombre; pero el que come con las manos sin lavarlas, no contaminará su cuerpo».

En estos versículos, Jesús nos está diciendo que todo lo que viene de nuestro corazón, tanto lo bueno como lo malo, va a salir de nuestro cuerpo. Debemos tener cuidado de lo que pensamos, porque eso es lo que va a salir de nosotros.

En resumen, el corazón es el centro de nuestro ser, y es a través de él que tenemos una relación personal con Dios. Es lo que nos motiva a hacer lo que hacemos. Debemos tener cuidado de lo que permitimos que entre en nuestro corazón, porque eso es lo que va a salir de él.

Qué hay en tu corazón según la Biblia

La Biblia dice mucho acerca de lo que está en el corazón de las personas. Mateo 15:19 dice: «Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los robos, los falsos testimonios, las blasfemias.» Esto muestra que el corazón está relacionado con el pensamiento y las acciones de una persona.

Proverbios 4:23 dice: «Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de él mana la vida.» Esto nos muestra que el corazón es el centro de la vida y que debemos protegerlo.

1 Juan 3:15 dice: «Cualquiera que aborrece a su hermano, es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene eternalmente vida permaneciente en él.» Este versículo nos muestra que el odio en el corazón es equivalente al asesinato y que quienes lo tienen no pueden tener vida eterna.

Mateo 6:21 dice: «Porque donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón.» Esto nos muestra que lo que valoramos está en nuestro corazón.

Lucas 6:45 dice: «Un hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca lo bueno; y un hombre malo, del mal tesoro del corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.» Esto nos muestra que el corazón está relacionado con lo que hablamos.

En resumen, la Biblia nos dice que el corazón está relacionado con el pensamiento, las acciones, lo que valoramos y lo que hablamos. Nos dice que el corazón es el centro de la vida y que debemos protegerlo.

¿Qué significa la Palabra guardar en la Biblia?

La Palabra «guardar» se usa muchas veces en la Biblia y tiene varios significados. A veces significa proteger, como en Mateo 6:19-21, donde Jesús dice: «No acumulen para ustedes tesoros en la tierra, donde polilla y herrumbre destruyen, y donde ladrones forzan a entrar y robar. Más bien, acumulen para ustedes tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre destruyen, y donde ladrones no pueden forzar a entrar ni robar. Pues donde esté tu tesoro, allí estará tu corazón».

Otras veces, «guardar» significa guardar la ley o los mandamientos, como en Mateo 5:19, donde Jesús dice: «Por tanto, cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños y así enseñe a los demás, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos. Pero cualquiera que los practique y los enseñe, será llamado grande en el reino de los cielos».

En resumen, la Palabra «guardar» puede significar proteger, guardar la ley o los mandamientos, o mantenerse alejado de algo.

La Biblia dice mucho sobre el corazón y su importancia. En Mateo 15:19, Jesús mismo dice que “de la abundancia del corazón habla la boca”. Esto quiere decir que lo que pensamos y sentimos está reflejado en lo que decimos. Por esta razón, es muy importante reflexionar sobre todo lo que guardamos en nuestro corazón. ¿Qué tipo de pensamientos y emociones estás alimentando? ¿Son de amor, de paz y de perdón, o de odio, rencor y resentimiento? Si queremos que nuestra vida refleje los valores bíblicos, necesitamos cuidar nuestro corazón y alimentarlo con pensamientos y emociones positivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba