Cuida Tus Pensamientos Porque se Volverán Palabras

La Biblia dice mucho sobre la importancia de nuestros pensamientos. Nuestros pensamientos son el fundamento de todo lo que hacemos y decimos. Mateo 15:18 dice: «Pero lo que sale de la boca procede del corazón, y esto mancha al hombre.» Si nuestros pensamientos son impuros, entonces nuestras palabras y acciones también lo serán. Proverbios 4:23 dice: «Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de él manan los manantiales de la vida.» Debemos cuidar nuestros pensamientos porque se convertirán en palabras y acciones.

Quién dijo Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras

La Biblia dice mucho acerca de la importancia de nuestros pensamientos. En Proverbios 4:23, nos instruye a «guardar nuestros corazones con toda diligence, porque de él manan los manantiales de la vida». En Mateo 15:19, Jesús enseña que «del corazón proceden los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los robos, los falsos testimonios y los blasfemos». Y en 2 Corintios 10:5, nos llama a «castigar todo pensamiento a obedecer a Cristo».

Así que, si nuestros pensamientos son tan importantes, ¿quién dijo «cuidado con lo que piensas porque se convertirán en palabras»? Esta cita popular se le atribuye a muchas personas diferentes, desde Buda y Confucio hasta Abraham Lincoln y Mark Twain. Sin embargo, no hay ninguna evidencia de que ninguno de ellos haya dicho estas palabras exactas. Es posible que la frase sea una versión condensada de un pasaje de la obra de William Shakespeare, Macbeth, donde el personaje Lady Macbeth dice: «Cuidado con lo que dices, cuidado con lo que piensas, porque están a punto de convertirse en realidad».

Sea cual sea su origen, esta frase nos recuerda la importancia de nuestros pensamientos. Como dice Proverbios 23:7, «Porque en cuanto piensas en tu corazón, así eres tú». Nuestros pensamientos nos definen; y si no estamos cuidando nuestros pensamientos, no estamos cuidando nuestra vida.

Qué quiere decir la moraleja cuida que tus palabras correspondan con tus acciones

La mayoría de las personas están de acuerdo en que es importante cuidar lo que decimos. No solo para proteger nuestra reputación, sino también para evitar herir a otros. Pero, ¿qué pasa si nuestras palabras no corresponden con nuestras acciones?

La gente puede perdonar una cierta cantidad de incongruencia entre lo que decimos y hacemos. Después de todo, nadie es perfecto y todos cometemos errores de vez en cuando. Pero si nuestras palabras y acciones están en desacuerdo constantemente, la gente va a perder confianza en nosotros. Y si no podemos mantener nuestras promesas, ¿por qué deberían los demás confiar en nosotros?

La Biblia nos dice que nuestras palabras y acciones deben estar en armonía. De hecho, el apóstol Pablo escribió: «Así que, cuando hablamos, lo hagamos como quienes hablarán la palabra del Señor» (Colosenses 4:6).

¿Cómo podemos asegurarnos de que nuestras palabras y acciones estén en armonía? Una manera es orar y pedirle a Dios que nos guíe. También podemos buscar la ayuda de un amigo o consejero de confianza para que nos aconseje si estamos diciendo o haciendo algo que no está de acuerdo con nuestros principios. Y, por supuesto, necesitamos leer y estudiar la Palabra de Dios para que sepamos lo que él quiere que hagamos.

Cuidar nuestras palabras y asegurarnos de que correspondan con nuestras acciones puede ser un desafío. Pero si lo hacemos, ganaremos la confianza de los demás y, lo que es más importante, la aprobación de Dios.

Qué dijo Gandhi sobre la violencia

«La violencia es inútil y contraproducente. La no-violencia es la ley suprema del ser humano»

-Mahatma Gandhi

Dios nos dice en su Palabra que debemos cuidar nuestros pensamientos, porque estos se convertirán en palabras. Debemos buscar siempre pensar en aquello que es bueno, puro, justo, amable, virtuoso y digno de alabanza (Filipenses 4:8). Si cuidamos nuestros pensamientos, entonces nuestras palabras también serán edificantes y tendrán el poder de transformar vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba