Como Puedo Estar Preparado para la Venida de Cristo

La Biblia nos dice mucho acerca de la segunda venida de Cristo. En Mateo 24, Jesús nos dice que el Hijo del Hombre vendrá “en la gloria de su Padre, con sus ángeles”. También nos dice que vendrá “en una nube, con gran poder y gloria”. Lucas 21:27 dice: “Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria”. En Juan 14:3, Jesús promete: “Yo vendré otra vez, y os tomaré para mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”.

La segunda venida de Cristo será un evento visible, glorioso e impactante. Pero, ¿cómo debemos prepararnos para su venida?

Cómo podemos estar preparados para la venida de Jesús

Jesús mismo nos dio instrucciones sobre cómo estar preparados para su venida. En Mateo 24:42-44, Jesús dijo: «¡Vigilen! Porque ustedes no saben cuándo será el momento. Es como un hombre que se va de viaje: al salir de su casa, puso a sus siervos a cargo, a cada uno su trabajo, y ordenó al portero que vigilara. ¡Vigilen! Porque ustedes no saben cuándo vendrá el dueño de la casa, si por la tarde o de madrugada, o al cantar el gallo, o al amanecer. No sea que venga de repente y los encuentre durmiendo. Lo que les digo a ustedes, lo digo a todos: ¡Vigilen!”

Así que, la primera forma en que podemos estar preparados para la venida de Jesús es manteniéndonos vigilantes, orando y velando. Debemos estar despiertos espiritualmente y atentos a los signos de los tiempos. Jesús nos advirtió que su venida será inesperada, así que no podemos darnos el lujo de vivir en un estado de apatía espiritual. Debemos estar viviendo de tal manera que estemos listos para encontrarnos con él en cualquier momento.

Otra forma en que podemos estar preparados para la venida de Jesús es mediante el arrepentimiento. Debemos arrepentirnos de nuestros pecados y volvernos a Dios. Debemos buscar vivir en santidad y obediencia a Dios. Debemos estar dispuestos a dejar nuestros pecados atrás y seguir a Jesús. Él es el camino, la verdad y la vida, y sólo por él podemos alcanzar la vida eterna.

Finalmente, podemos estar preparados para la venida de Jesús si estamos predispuestos a compartir el Evangelio con otros. Debemos estar dispuestos a testificar de Jesús a nuestros familiares, amigos, vecinos y colegas. Debemos estar dispuestos a llevar a otros a Cristo, para que puedan también estar listos para su venida. No sabemos cuándo Jesús vendrá, así que debemos aprovechar cada oportunidad que tenemos para compartir el Evangelio.

Estas son sólo algunas de las formas en que podemos estar preparados para la venida de Jesús. Si nos esforzamos por vivir de acuerdo a sus instrucciones, podemos estar seguros de que estaremos listos para su venida, sea cuándo sea.

Qué es estar preparados según la Biblia

En primer lugar, debemos tener en cuenta lo que dice la Biblia acerca de nuestra preparación para enfrentar el día del Juicio. El apóstol Pablo escribió: «Así que, todos nosotros somos manifestados ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o malo» (2 Corintios 5: 10).

En segundo lugar, la Biblia nos enseña que necesitamos prepararnos para la muerte, sabiendo que un día moriremos. «Ciertamente morirás; no vivirás para siempre» (Josué 23: 14).

En tercer lugar, la Biblia nos enseña a prepararnos para la vida eterna. «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna» (Juan 3: 16).

En resumen, podemos ver que la Biblia nos enseña a estar preparados para el día del Juicio, la muerte y la vida eterna. Debemos estar preparados para enfrentar cada uno de estos eventos de la mejor manera posible.

Cómo me preparo espiritualmente

«Preparen sus mentes para la acción, mantengan sus pensamientos alertas. Pongan toda su esperanza en el gracia que se les va a dar cuando Jesucristo se revele. Sed imitadores de él, hijos queridos, y caminad en amor, tal y como Cristo nos amó y se entregó a sí mismo como ofrenda y sacrificio a Dios, un aroma agradable.»

Mente
«Preparen sus mentes para la acción, mantengan sus pensamientos alertas.»

La mente es una parte importante de la preparación espiritual. Debemos estar alerta y atentos a lo que está sucediendo a nuestro alrededor. Debemos tener cuidado de no permitir que nuestros pensamientos se desvíen y nos alejen de Dios.

Esperanza
«Pongan toda su esperanza en el gracia que se les va a dar cuando Jesucristo se revele.»

La esperanza es otra parte importante de la preparación espiritual. Debemos esperar con ansias el día en que Jesucristo regrese. Debemos confiar en que Dios nos dará su gracia y nos ayudará a caminar en amor.

Imitadores de Cristo
«Sed imitadores de él, hijos queridos, y caminad en amor, tal y como Cristo nos amó y se entregó a sí mismo como ofrenda y sacrificio a Dios, un aroma agradable.»

Debemos tratar de imitar a Cristo en todo. Debemos amar como él nos amó. Debemos seguir su ejemplo y entregarnos a Dios como un sacrificio agradable.

¿Qué acciones realizas para esperar al Señor?

«Tú, pues, también, permaneced en la ciudad hasta que seáis revestidos de poder desde lo alto».

Así les dijo Jesús a los apóstoles, luego de que él mismo fue arrebatado al cielo. Los apóstoles permanecieron en Jerusalén, esperando el cumplimiento de la promesa de Jesús de enviar el Espíritu Santo (Hechos 1:4-5).

La espera activa de los apóstoles nos enseña que, aunque Jesús nos promete que estará con nosotros siempre, no significa que no tendremos que enfrentar tiempos difíciles. Al contrario, es en los momentos de dificultad cuando más necesitamos de la presencia de Jesús.

La espera activa también nos enseña que debemos estar preparados para el cumplimiento de las promesas de Jesús. Los apóstoles no se quedaron sentados con los brazos cruzados, esperando a que el Espíritu Santo viniera a ellos. En cambio, oraron y se congregaron para alentarse unos a otros mientras esperaban (Hechos 1:12-14).

La espera activa requiere que tengamos paciencia y perseverancia. A veces, el cumplimiento de las promesas de Jesús puede tardar más de lo que esperamos. Pero debemos seguir confiando en él, sabiendo que su tiempo es perfecto.

Así como los apóstoles esperaron activamente al cumplimiento de la promesa de Jesús, también nosotros debemos hacer lo mismo. No podemos quedarnos sentados esperando a que las cosas sucedan, sino que debemos orar y buscar su guía para saber cómo podemos ayudar a que sus promesas se cumplan en nuestras vidas y en el mundo.

La Biblia nos enseña que debemos estar preparados para la venida de Cristo. Debemos vivir una vida de oración, estudio de la Palabra de Dios y ayuno. Debemos también buscar la Santidad y ser obedientes a la voluntad de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba