Que Dice la Biblia Sobre Honrar a los Muertos

La Biblia nos enseña que debemos honrar a nuestros muertos. Honrar a nuestros muertos significa respetarlos y cuidarlos. Debemos hacer todo lo posible por asegurar que sus necesidades sean atendidas y que su memoria sea perpetuada.

Qué significa honrar a los muertos

La Biblia nos instruye a honrar a nuestros padres (Éxodo 20:12; Mateo 15:4) y a respetar a los ancianos (Levítico 19:32; 1 Juan 2:14). Pero, ¿qué significa honrar a los muertos?

Honrar a los muertos es recordar y dar gracias a Dios por ellos. Es una forma de reconocer que la vida es un don de Dios y que todos los seres humanos son valiosos a Sus ojos. Honrar a los muertos también nos ayuda a llorar nuestras pérdidas, a superar nuestro dolor y a seguir adelante con nuestras vidas.

La Biblia nos enseña a honrar a los muertos de varias maneras. Podemos honrar a los muertos mediante el culto y la adoración, la oración, el ayuno, la limosna y la predicación del evangelio. También podemos honrar a los muertos cuando celebramos sus vidas y recordamos sus logros. Y podemos honrar a los muertos cuando ayudamos a sus familias y amigos a superar su dolor.

Honrar a los muertos nos ayuda a reconocer la brevedad de la vida y nos motiva a vivir de acuerdo a los principios de Dios. Honrar a los muertos también nos recuerda que un día moriremos y que debemos estar preparados para encontrarnos con nuestro Creador. Así que, al honrar a los muertos, estamos honrando a Dios y dando gracias por la vida que nos ha dado.

Qué dice la Biblia acerca de la muerte de un ser querido

La muerte es un tema difícil de abordar, pero sabemos que la muerte forma parte de la vida. La Biblia nos enseña que la muerte es un resultado del pecado. En Génesis 3, vemos que Dios dio a Adán y Eva la vida eterna, pero después de que ellos pecaron, Dios les dijo que morirían. Aunque la muerte es un resultado del pecado, Dios nos ha dado la esperanza de que un día nos reuniremos con nuestros seres queridos que han fallecido. La Biblia nos dice que Jesús venció a la muerte cuando resucitó de los muertos. Por medio de Jesús, tenemos la esperanza de que un día también nosotros resucitaremos. En Juan 5:28-29, Jesús dijo: “Todos los que están en el sepulcro, oirán su voz y los que hayan hecho el bien, resucitarán para vida; pero los que hayan hecho el mal, resucitarán para juicio”. Esto nos da esperanza de que, aunque nuestros seres queridos hayan muerto, un día nos reuniremos con ellos de nuevo.

Cómo se honra a un muerto

La Biblia no menciona ninguna forma específica de honrar a los muertos, pero sí proporciona instrucciones generales sobre la forma en que debemos tratar a los demás, incluso a los que han fallecido. En general, debemos honrar a los muertos al recordarlos y orar por ellos, y al practicar la misericordia y el perdón.

La Biblia enseña que toda vida humana es preciosa a los ojos de Dios y que debemos protegerla. «Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados en la tierra que Jehová tu Dios te da» (Éxodo 20:12). Los hijos deben honrar a sus padres, incluso si han fallecido. Debemos hacer todo lo posible por recordar a nuestros seres queridos fallecidos y honrarlos mediante el cuidado de sus tumbas.

La Biblia también enseña que debemos perdonar a aquellos que nos hayan causado dolor, incluso si ya han muerto. «Así que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, todas son hechas nuevas» (2 Corintios 5:17). Debido a que Dios nos ha perdonado, también debemos perdonar a los demás, incluso si ya no están aquí para pedirnos perdón.

En general, la mejor forma de honrar a los muertos es vivir de acuerdo con los principios bíblicos de amor, misericordia y perdón. Al hacerlo, estaremos honrando a Dios y mostrando el mismo amor y respeto por los demás que Él nos muestra a nosotros.

¿Donde dice en la Biblia deja que los muertos entierren a sus muertos?

Jesús respondió y dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos Mateo 8:22

Jesús les dijo: «Sigan ustedes a aquel que los ha llamado de las tinieblas a su maravillosa luz». Cuando ustedes hayan dejado de hacer lo malo, aprenderán a hacer lo bueno. Busquen la justicia, busquen la humildad; tal vez Dios les tenga misericordia y los deje vivir en paz. «Oh gente de Jerusalén, no sigan los ejemplos de su maldad. Ustedes dicen: ‘Si no hubiéramos comido y bebido, no habríamos sabido nada de bueno ni de mal’. Ustedes rechazan lo que Dios les dice y no quieren oír. Ustedes dicen: ‘¡Eso es para los hombres simples! ¡No vamos a ir!’. Por eso, ustedes serán castigados con fuego. Ustedes beben y se embriagan, bailan y hacen toda clase de maldades. Y caerán como una piedra de molino, y serán aplastados como trigo que se trilla. Todo esto les sucederá, porque no quisieron oír al SEÑOR ni aceptar sus correcciones. «Por eso, el SEÑOR, el Dios de Israel, dijo: “Yo, el SEÑOR, castigaré a mi pueblo, porque ellos han abandonado mi ley. Si ustedes, los israelitas, continuaran abandonándome, yo continuaré abandonándolos. Así que dejen de pecar y dejen de ofenderme. No vayan a Egipto o a Asiria para buscar ayuda. Miren, Egipto es inútil, y Asiria no nos ayudará. Cuando ustedes vayan a Egipto, pedirán ayuda a un dios que no puede salvarlos. Cuando lleguen a Asiria, pedirán ayuda a un dios que no puede sanarlos. Yo, el SEÑOR, les he dicho a mi pueblo: “Ustedes son mi testigo, Israel. Yo soy Dios. Yo te elegí para que fueras mi pueblo, así que no te abandonaré. Yo te ayudaré, porque te he llamado para hacerte mi justicia y mi salvación”. Jesús les dijo: «Sigan ustedes a aquel que los ha llamado de las tinieblas a su maravillosa luz». Cuando ustedes hayan dejado de hacer lo malo, aprenderán a hacer lo bueno. Busquen la justicia, busquen la humildad; tal vez Dios les tenga misericordia y los deje vivir en paz. «Oh gente de Jerusalén, no sigan los ejemplos de su maldad. Ustedes dicen: ‘Si no hubiéramos comido y bebido, no habríamos sabido nada de bueno ni de mal’. Ustedes rechazan lo que Dios les dice y no quieren oír. Ustedes dicen: ‘¡Eso es para los hombres simples! ¡No vamos a ir!’. Por eso, ustedes serán castigados con fuego. Ustedes beben y se embriagan, bailan y hacen toda clase de maldades. Y caerán como una piedra de molino, y serán aplastados como trigo que se trilla. Todo esto les sucederá, porque no quisieron oír al SEÑOR ni aceptar sus correcciones. «Por eso, el SEÑOR, el Dios de Israel, dijo: “Yo, el SEÑOR, castigaré a mi pueblo, porque ellos han abandonado mi ley. Si ustedes, los israelitas, continuaran abandonándome, yo continuaré abandonándolos. Así que dejen de pecar y dejen de ofenderme. No vayan a Egipto o a Asiria para buscar ayuda. Miren, Egipto es inútil, y Asiria no nos ayudará. Cuando ustedes vayan a Egipto, pedirán ayuda a un dios que no puede salvarlos. Cuando lleguen a Asiria, pedirán ayuda a un dios que no puede sanarlos. Yo, el SEÑOR, les he dicho a mi pueblo: “Ustedes son mi testigo, Israel. Yo soy Dios. Yo te elegí para que fueras mi pueblo, así que no te abandonaré. Yo te ayudaré, porque te he llamado para hacerte mi justicia y mi salvación”.

Dios manda que honremos a nuestros padres, y esto incluye el respeto y la veneración a los muertos. La Biblia también nos enseña que debemos tratar a los muertos con respeto, y enterrarlos con dignidad.

3 comentarios

  1. jak
    junio 28, 2023

    Conviertansen a Dios y estudien la biblia por que la biblia dice claramente en Deuteronomio 19:11 que no se puede consultar a los muertos, y el ayuno que Dios dejó, es para consagrarnos a El no para ningun muerto no sean tan satanicos.

    Responder
  2. Judith Blancas
    julio 25, 2023

    Creo que en ningún lado de la Biblia dice qué honrarás a los muertos, orarás, pedirás, prenderás velas, llevarás flores, etc, etc.
    A la gente se le honra en vida, y ya muertos, se les da una sepultura digna.
    Escudriñen la Biblia x favor.

    Responder
  3. Edmundo Noriega
    agosto 26, 2023

    RVR1960 Génesis 50:25
    E hizo jurar José a los hijos de Israel, diciendo: Dios ciertamente os visitará, y haréis llevar de aquí mis huesos.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba