Para Vivir la Vida Hay que Mirar Hacia Adelante

Como cristianos, sabemos que la vida es un don de Dios. Cada día es una nueva oportunidad para vivir de acuerdo con Sus planes para nosotros. A veces, sin embargo, es fácil quedarse atrapado en el pasado. Recordar los buenos tiempos puede ser una forma de evitar el dolor del presente, pero eso nos impide vivir la vida plenamente. Dios nos llama a mirar hacia adelante, a concentrarnos en Su plan para nuestro futuro.

Quién dijo La vida solo puede ser comprendida hacia atrás pero debe vivirse hacia adelante

Esta frase célebre se atribuye a Kierkegaard, y proviene de su libro Pensamientos escogidos. La vida es un misterio, y a veces es difícil comprenderla. Kierkegaard pensaba que la vida sólo podía ser comprendida al mirar hacia atrás, cuando ya ha pasado. Podemos ver las cosas con más claridad una vez que han sucedido, y a veces esto nos ayuda a comprender el significado de la vida. Pero Kierkegaard también creía que la vida debía vivirse hacia adelante. No podemos vivir en el pasado, y debemos aceptar que la vida es un misterio. No podemos controlar todo, y debemos aceptar eso. Solo podemos seguir adelante y vivir la mejor vida que podamos.

Por qué la vida debe ser comprendida hacia atrás

La vida debe ser comprendida hacia atrás para darnos cuenta de cuánto hemos avanzado y de cuánto hemos cambiado. También nos ayuda a darnos cuenta de lo que hemos dejado atrás y de lo que nos queda por delante. Al ver nuestra vida desde esta perspectiva, podemos darnos cuenta de lo mucho que hemos logrado y de lo mucho que aún nos queda por hacer. Asimismo, nos ayuda a darnos cuenta de lo valiosos que son nuestros logros y de lo mucho que significan para nosotros.

Qué es mirar hacia adelante

La Biblia nos enseña que debemos mirar hacia adelante con la esperanza de nuestra salvación. Esto significa que debemos confiar en Dios y en su promesa de que nos salvará. Debemos tener fe en que Dios nos llevará a la vida eterna. Mirar hacia adelante también significa que debemos dejar atrás todo lo que nos impide seguir a Dios. Debemos dejar de lado nuestro pasado, nuestros pecados, y nuestras dudas. Debemos tener fe en que Dios nos perdonará y nos dará una nueva vida.

La Biblia nos enseña que es importante mantener nuestros ojos en Jesucristo, nuestro Salvador. Él es el camino, la verdad y la vida (Juan 14:6). Debemos seguir su ejemplo y mirar hacia adelante, dejando atrás nuestro pasado pecaminoso. Vivir la vida de un cristiano es un camino de fe, y debemos permanecer fieles a Dios en todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba