Shema Israel. Adonay Eloheinu,Adonay Ejad

Shema Israel Adonai Eloheinu Adonai ejad

Shema Israel Adonai Eloheinu Adonai ejad

(baruj shem kevod maljuto leolam vaed)

Veaavta et Adonai Eloheija vejol levavja, uvejol nafsheja uvejol meodeja. Vehaiu hadvarim haele asher anoji metzavja haiom al levaveja, veshinantam levaneja vedivarta bam beshivteja beveiteja uvelejteja baderej uveshojveja uvekumeja. Ukshartam leot al iadeja veahiu letotafot bein eineja, ujtavtam al mezuzot beiteja uvisheareja.

Vehaia, im shamoa tishmeu el mitzvotai asher anoji metzaveh etjem haiom leahava et Adonai Eloheijem ulovdo bejol levavjem, uvejol nafshejem, Venatati metar artzejem beito, ioreh umalkosh, veasafta deganeja, vetirosheja veitzhareja. Venatati esev besadeja livhemteja, veajalta vesavaeta. Hishameru lajem pen ifte levavjem, vesartem, vaavadtem Elohim ajerim, vehishtajavitem lahem. Vejarah af Adonai bajem, veatzar et hashamaim, velo iheieh matar, vehaadama lo titen et ievula, vaavadtem mehera meal haaretz hatova asher Adonai noten lajem. Vesamtem et devarai eleh, al levavjem veal nafshejem, ukshartem otam leot al iedjem, vehaiu letotafot bein einejem. Velimadtem otam et beneijem, ledaber bam beshivteja beveiteja, uvlejteja vaderej uveshojbeja uvkumeja. Ujtavtam, al mezuzot beiteja, uvishareja.

Lemaan irbu iemejem, vime venejem, al haadama asher nishba Adonai laavotejem, latet lahem kimei hashamaim al haaretz.

Escucha, Israel: El Señor es nuestro Dios, El señor es uno

Deuteronomio 6:4

Escucha, Israel: El Señor es nuestro Dios, El señor es uno

Y Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todo tu poder.

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón:

Y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes:

Y has de atarlas por señal en tu mano, y estarán en la frente entre tus ojos:

Y las escribirás en las jambas de tu casa, y en tus portadas


13- Y será que, si obedeciereis cuidadosamente mis mandamientos que yo ordeno hoy, amando al Señor vuestro Dios, y sirviéndolo con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma,

14- Yo daré la lluvia de vuestra tierra en su tiempo, la temprana y la tardía; y cogerás tu grano, y tu vino, y tu aceite.

15- Daré también hierba en tu campo para tus bestias; y comerás, y te hartarás.

16- Guardaos, pues, que vuestro corazón no se engole, y las apartéis, y sirváis a dioses ajenos, y os inclinéis ante ellos;

17- Y así se encienda el furor del Señor sobre vosotros, y cierre los cielos, y no haya lluvia, ni la tierra dé su fruto, y perezcáis cerca de la buena tierra que os dio el Señor.

18- Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis por señal en vuestra mano, y estarán en la frente entre vuestros ojos.

19- Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas, ora sentado en tu casa, ó andando por el camino, Cuando te acuestes, y Cuando te levantes:

20- Y las escribirás en las jambas de tu casa, y en tus portadas:

21- Para que se incrementen vuestros días, y los días de vuestros hijos, sobre la tierra que juró el Señor a vuestros padres que les había de dar, como los días de los cielos sobre la tierra.

Entradas relacionadas