Donde Dos O Tres Están Reunidos en mi Nombre Allí Estoy Yo en Medio de Ellos

El Evangelio de Mateo nos relata una conversación que tuvo Jesús con sus discípulos, en la que les dijo: “Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18:20). Estas palabras de Jesús nos enseñan que él está presente cuando nos reunimos para orar y adorarle.

Todos los que hemos aceptado a Jesús como nuestro Salvador y Señor, estamos llamados a vivir en comunión con otros creyentes. La Biblia nos enseña que debemos “andar en amor, como Cristo nos amó” (Efesios 5:2) y “amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos” (Mateo 22:39). Vivir en comunión con otros cristianos nos ayuda a amar y servir a Jesús de la mejor manera posible.

En 1 Juan 4:7-8 leemos: “Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama es nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor”. Dios es amor, y el amor es uno de los principios básicos de la vida cristiana. El amor es un don de Dios, y debemos cultivarlo y manifestarlo en nuestras vidas.

La vida cristiana no es una vida aislada, sino que es una vida en comunión con Dios y con otros seres humanos. Debemos estar dispuestos a compartir el amor de Cristo con otros, y a reunirnos regularmente para orar y adorar a nuestro Señor.

Cuál es el contexto de Mateo 18 20

Mateo 18:20 dice: «Porque donde estén dos o tres reunidos en mi nombre, yo estoy allí en medio de ellos».

Este versículo se encuentra en el contexto de una conversación entre Jesús y sus discípulos acerca de cómo perdonar a los demás. En Mateo 18:21-22, Pedro le pregunta a Jesús cuántas veces debe perdonar a una persona que le ha ofendido, y Jesús responde que debe perdonar «setenta veces siete» veces.

Entonces, en Mateo 18:23-35, Jesús cuenta una parábola para enseñar a sus discípulos lo importante que es el perdón. En la parábola, un siervo que le debía mucho dinero a su amo era perdonado, pero luego no perdonó a un siervo que le debía una cantidad mucho menor. El amo castigó al siervo por no ser perdonador, y Jesús termina la parábola diciendo: «Así también mi Padre celestial hará con ustedes, a menos que cada uno de ustedes perdone de corazón a su hermano sus ofensas».

Así, el contexto de Mateo 18:20 es que Jesús está enseñando a sus discípulos la importancia del perdón. El versículo en sí mismo es una promesa de Jesús de que él estará presente con aquellos que se reúnen en su nombre, incluso si solo son dos o tres. Esta promesa es especialmente significativa para aquellos que forman parte de la iglesia, ya que la iglesia se funda sobre el perdón y la reconciliación.

Dónde hay dos o tres reunidos en mi nombre yo estoy en medio de ellos Mt 18 15 20

Cristo promete su presencia a los que se reúnen en su nombre. Esta promesa es especialmente preciosa para los cristianos, que a menudo se sienten solos y aislados en un mundo hostil. La presencia de Cristo con nosotros es una de las mayores bendiciones de la vida cristiana.

La promesa de Cristo de estar presente con nosotros se basa en su amor y en su compromiso de salvar a todos los que lo invocan. Cristo no nos abandonará nunca, ni siquiera en los momentos más difíciles de nuestra vida. Él estará con nosotros siempre, para guiarnos y ayudarnos a superar todos los obstáculos.

Invocar el nombre de Cristo es una acto de fe. Cuando invocamos su nombre, estamos pidiendo su ayuda y su presencia. No podemos hacer nada por nuestra cuenta, pero con Cristo todo es posible. Con su ayuda, podemos vencer todas las dificultades y lograr todos nuestros objetivos.

Qué significa estar de acuerdo según la Biblia

La Biblia nos enseña que estar de acuerdo es muy importante. Mateo 18:19 dice: “En verdad os digo que si dos de vosotros sobre la tierra se ponen de acuerdo acerca de cualquier cosa que pidáis, mi Padre que está en los cielos lo hará por vosotros”. Dios quiere que estemos de acuerdo, y cuando estamos de acuerdo, Él nos bendice.

Efesios 4:3 dice: “Tratad de mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz”. La unidad es muy importante para Dios, y Él nos da su Espíritu Santo para que podamos estar unidos.

Pablo nos enseña en 1 Corintios 1:10 que debemos estar de acuerdo: “Os ruego, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os pongáis de acuerdo en cuanto a lo que me escribisteis, y que todos tengáis el mismo pensamiento”. Dios quiere que todos penséis de la misma manera, y eso sucederá cuando estamos de acuerdo.

En Filipenses 2:2 Pablo nos dice: “que hagáis todo sin murmuraciones ni discusiones”. Dios no quiere que murmuréis ni discutáis, y eso es porque quiere que estemos de acuerdo.

La Biblia está llena de versículos que nos enseñan la importancia de estar de acuerdo. Estar de acuerdo nos ayuda a tener la unidad que Dios quiere que tengamos, y nos permite vivir en paz.

En la Biblia, Jesús enseña que cuando dos o tres están reunidos en Su nombre, Él está en medio de ellos. Esto significa que cuando nos reunimos para orar o estudiar la Palabra de Dios, Jesús está presente con nosotros. Debemos buscar a Jesús en todo lo que hacemos, y Él estará con nosotros si lo buscamos de todo corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba