A Quien Tengo Yo en los Cielos

A pesar de todas las cosas que tenemos en este mundo, ¿a quién realmente tenemos nosotros en los cielos? La Biblia dice que Dios es nuestro único y verdadero Padre. Él nos ama y nos cuida, y siempre está dispuesto a darnos todo lo que necesitamos. No importa lo que pase en nuestras vidas, siempre podemos contar con Dios.

Quién tengo en los cielos

Mi salvación y mi gloria dependen de Dios. Él es quien me sostiene. Nadie en los cielos o en la tierra es más grande que él. ¿Quién tengo en los cielos? Nadie. ¿Y en la tierra? Tampoco. Nadie en todo el universo es más grande que Dios. Él es quien me da todo lo que necesito para vivir. Mi fortaleza y mi escudo, mi Dios en quien confío. Él es quien me libra de todo mal.

Dónde estabas tú cuando yo cree los cielos y la tierra

«Dios le preguntó a Job: “¿Dónde estabas tú cuando yo creé los cielos y la tierra? ¿Podrás decirme si tienes la sabiduría necesaria para hacerlo? ¿Sabrás quién fijó sus medidas o quién extendió el cordel para medirlo? ¿Sabrás quién puso los cimientos de la tierra? ¿Quién la hizo girar sobre su eje, como una rueda de molino? ¿Desde dónde sale el alba? ¿Y dónde se esconde el ocaso? ¿Podrás conducir al reino de la muerte* y hacer que él te responda? ¿Sabrás quién tiene el control de la oscuridad? ¿Y qué es lo que lo hace brillar? ¿Sabrás dónde están los límites de la tierra? ¿Sabes dónde se encuentran sus puertas? ¿Podrás decirme dónde está el lugar de su origen, después de que yo la haya extendido sobre los abismos?”. Job no pudo responder a ninguna de estas preguntas. Job reconoció su ignorancia y dijo: “Yo sé que todo esto es así, pero no tengo la sabiduría necesaria. Yo no puedo hacer nada de todo esto que me has preguntado. No soy más que un ser humano. Yo sólo soy polvo y ceniza”. Luego Job dijo: “Sólo tú tienes la sabiduría y el poder necesarios. Yo sé que tú lo haces todo, y nadie puede impedirte hacer lo que quieras».

Dios es quien tiene todo poder en los cielos, y por lo tanto, debemos confiar en él en todo momento. Él es nuestro protector y guía, y siempre está dispuesto a ayudarnos. Debemos buscar siempre su guía y sabiduría, para que podamos llevar una vida plena y abundante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba